Conoce los distintos tipos de edulcorantes

 


 

¿Qué son los edulcorantes?

 

El término edulcorante, hace referencia a aquel aditivo alimentario que es capaz de imitar el efecto dulce del azúcar y que habitualmente aporta menor energía.  Los edulcorantes son un buen sustituto del azúcar, para aquellas personas que quieren seguir disfrutando de sabores dulces, pero sin consumir tantas calorías.  

El azúcar, la llamada la «droga del siglo XXI» es necesaria para el organismo. El problema es que nuestros paladares se han progresivamente acostumbrado a sabores más dulces. El azúcar no es mala, «lo perjudicial es consumir mucha azúcar, más de lo recomendado».

Lo recomendado por la OMS (organización mundial de la salud) es no más del 5% de las calorías totales diarias, mucho menos de lo que consumimos usualmente, razon por la cual los edulcorantes pueden ser una buena alternativa.

Los edulcorantes se clasifican como de origen natural o artificial y los más comunes de cada tipo son los siguientes:

De origen natural

La Stevia, procede de una planta de su mismo nombre y se consume

habitualmente. Sus usos son como edulcorantes de mesa, en bebidas, pastelería, dulces, confites, mermeladas, yogurt y en chicles.

 

La Fructosa, conocida como el azúcar de la fruta o levulosa, se encuentra en forma abundante en la fruta, pero también la encontramos en verduras, miel. En la industria alimentaria se utiliza para endulzar, productos de repostería, alimentos procesados, bebidas azucaradas, frutas y cereales, entre otros.

Una alta ingesta de fructosa puede, en teoría, incrementar la producción de precursores de lípidos y aumentar el riesgo de hipertrigliceridemia.  No obstante este efecto no se observa en forma consistente ni siquiera en quienes tienen alto riesgo de triglicéridos plasmáticos elevados.

 

El Agave, proviene de una planta de la familia de las agaváceas y comprende numerosas especies originarias de las zonas desérticas de América, de aspecto similar al Aloe Vera. Es dos veces más dulce que el azúcar y es fácil incorporarlo en bebidas, yogures y batidos  ya que se disuelve fácilmente en líquidos fríos, pero en preparaciones horneadas es más complicada la disolución.              

De él se extrae el sirope de Agave que es de bajo índice glicémico y carga glicémica, apto para diabéticos. Sin embargo, su alto contenido de fructosa puede parecer positivo, pero no lo es tanto si se consume en exceso. 

La fructosa únicamente se metaboliza en el hígado. Por ello, cuando una concentración elevada de fructosa llega al hígado, este se sobrecarga y comienza a transformarla en grasa, aumentando los triglicéridos y colesterol total.  Por esto debemos ser críticos juzgando su pro y sus contras para incluirlo o no en nuestra dieta. 

                                                          

De origen artificial

Los más conocidos son: la sacarina, el aspartame y el ciclamato. Los tres son edulcorantes artificiales, pero no son iguales.

 

La Sacarina es uno de los edulcorantes más antiguos que existen. Se puede emplear en bebidas instantáneas o refrescos, jugos de fruta, productos lácteos, dulces, repostería, conservas, helados, chocolate, pasta dental, gelatinas o productos farmacéuticos.

 

El Aspartame, un polvo blanco, sin olor, con un poder endulzante 200 veces mayor que el azúcar que resalta e intensifica los sabores, especialmente de los cítricos y de varias frutas. Se usa sobre todo en bebidas, refrescos, bebidas dietéticas, postres, edulcorantes de mesa en polvo o en pastillas, chicles, postres helados, cereales para el desayuno, productos de repostería, refrescos en polvo y caramelos de menta, entre otros.

 

El Ciclamato es otro edulcorante que se encuentra en numerosos productos, especialmente en combinación con otros endulzantes bajos en calorías. Sus usos más comunes son como edulcorante de mesa, en bebidas instantáneas, confites, mermeladas, postres, gelatinas, frutas en conserva, batidos, productos lácteos y productos farmacéuticos, entre otros. 

El ciclamato suele acompañar a la sacarina para potenciar el sabor de ambos compuestos.

 

Otros edulcorantes son el sorbitol y el xilitol, muy habituales en los caramelos y chicles sin azúcar, que se asocian con cuadros de diarrea si se consumen en grandes cantidades.

 

El Acesulfame de Potasio, descubierto en 1967, es un edulcorante no calórico aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar. Tiene un sabor limpio, dulce , rápidamente perceptible,  una excelente estabilidad a altas temperaturas y se disuelve fácilmente.  Se utiliza en miles de alimentos , bebidas, productos de higiene oral y farmacéuticos.

 

La Sucralosa es una forma modificada del azúcar común, seiscientas veces más dulce que esta y no aporta calorías.  Puede ser consumida por diabéticos, porque no se metaboliza y no afecta el nivel de glucosa en sangre.  Además se puede utilizar para cocinar y someter a ebullición, por lo que se usa en la preparación de queques, mermeladas, etc.

 

La Tagatosa se obtiene de la lactosa presente en la leche. A través de un procedimiento industrial que elimina la glucosa de su composición, dejando solo la galactosa, para luego pasar a un proceso de fermentación de donde se obtiene la tagatosa.

Aun cuando proviene de la leche, en su proceso de elaboración se elimina la lactosa, pudiendo consumirla intolerantes a la lactosa, diabéticos y quienes deseen cuidar su peso y salud.

Posee una textura muy fina, lo que la hace muy parecida al azúcar común y el organismo no asimila totalmente la tagatosa. 

Se utiliza en preparaciones sometidas a temperaturas elevadas ya que sus características no se ven afectadas y en bebidas calientes y frías. También se puede usar para elaborar productos de pastelería, mermeladas, helados y también se puede elaborar caramelo y merengue. 

 

 

Desventajas de los edulcorantes.

No existe información científica relevante que contraindique su uso. Cualquier edulcorante aprobado es adecuado para el consumo humano.

 

Ventajas de los edulcorantes

Creciente interés y descubrimiento de productos con propiedades

edulcorantes.

 

Supuestos efectos beneficiosos del uso de edulcorantes en su conjunto, en diferentes situaciones patológicas (obesidad, diabetes, caries), creciendo la industria alimentaria que elabora estos productos.

 

Los edulcorantes acalóricos proporcionan sabor dulce sin suponer un

aporte calórico extra.

 

Edulcorantes y su ingesta diaria admisible (en mg/kg/día)

Stevia: 4 mg/ kg/ día

Sucralosa: 15 mg/kg/día, para niños y adultos

Sacarina: 5 mg/ kg/día, para niños y adultos

Aspartame: 60 mg/kg/ día no recomendado en niños

Ciclamato: 11mg/kg/ día no recomendado en niños

Acesulfame de potasio: 15 mg/kg /día, para niños y adultos

Sorbitol: No existen límites, no recomendado en niños

Xilitol: No existen límites, para niños y adultos.

Tagatosa: Ingesta diaria no especificada.

Fructosa: Ingesta diaria no especificada.

 

Si desea reservar una hora para comenzar un tratamiento de Sobrepeso u Obesidad, puede hacerlo llamando al +56 2 2207 1138 o al +56 9 6321 7140,  o bien a través de formulario de contacto clickeando en el siguiente botón:

 

RESERVAR HORA

Autores:

Mariela Salvo

Nutricionista

 

 

Doctor Carlos Grekin

Nutriólogo

 

 


 

 




Panes sin Gluten recomendados para pacientes Celiacos, Obesos y/o Hipertensos

¿Los panes sin Gluten, los puede comer cualquier paciente celiaco, obeso y/o hipertenso libremente?

En la siguiente tabla aparecen los panes libres de Gluten con sus aportes reales, que podrían limitar el consumo por tener el paciente otras enfermedades asociadas.

 

Indicaciones y restricciones:

No aconsejable su consumo por mayor aporte de Sodio en caso de Hipertensión Arterial

 

Moderar su consumo según aporte de Sodio en caso de Hipertensión Arterial y Calorías en caso de Obesidad

 

Consumir en proporción a sus requerimientos y objetivos nutricionales según aporte de Sodio y Calorías

 


 

Autores:

Claudia Cancino

Nutricionista

 

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34

 

Doctor Carlos Grekin

Médico Nutriólogo

 


 




Neuropatía Diabética: La primera complicación de la diabetes

 

La  neuropatía   diabética representa  la primera complicación  de la diabetes y es la más  frecuente y prevalente. 

 Afecta  tanto al  diabético tipo  1 como al diabético  tipo 2. 

Su  presencia   asociada o   no a otros factores   predisponen a otra complicación  que es el pie diabético complicado  y al riesgo de amputación.

 

Sobre la Neuropatía Diabética y sus consecuencias

 

La  mayor  parte de  lo diabeticos   tipo 2 tienen  muchos años de evolución  sin diagnóstico y es por esta   razón que una alta proporción de  ellos ( 60-80% según la metodología   diagnóstica empleada) tienen ya esta complicación  al momento de tomar conocimiento de que padecen la  enfermedad. Esto en consecuencia pone a sus extremidades inferiores  en riesgo.

La  glicemia   elevada o su  mal control bajo  tratamiento contribuyen a la  aparición o agravamiento de  esta complicación de la diabetes.

Existen  factores vasculares   y metabólicos como pueden ser  el aumento de los triglicéridos  que contribuyen a favorecerla.  

 Estudios como  el UKPDS sugieren  que la hipertensión , obesidad y  el cigarrillo inducen a la aparición  de esta complicación en pacientes diabéticos   tipo ii.

Una  alta proporción  de los pacientes   son asintomáticos o  interpretan lo inespecífico  de su sintomatología como de otro origen.   

Su presentación  clínica puede ser  variada en sintomatología,  desde dolor , ardor, hormigueo, calambres, etc,   comprometiendo al sistema nervioso en lo sensitivo, motor y autonómico y produciendo  asi mareos o inestabilidad frente a los cambios de posición, entre otros síntomas.

Esta   complicación  de estar presente   no tiene recuperación  y si se expresa con sintomatología,  solo tiene un tratamiento sintomático.

 

Tratamiento de la Neuropatía Diabética

 

Tomar   conocimiento  de esta complicación  es fundamental para un  paciente diabético dado que de existir pone en peligro los  dedos y los pies del diabético.

Confirmada  su existencia   todo paciente diabético  debe ser evaluado con vascular periférico para descartar daño vascular  de pequeños y grandes vasos. Además debe ser evaluado traumatológicamente y  patológicamente de existir alteraciones anatómicas del  pie, dedos y uñas, en pos de prevenir una complicación  que termine en una amputación.

Sufrir de esta complicación pero no  tener  sintomatología ni diagnóstico aumenta para  el paciente el riesgo de tener  una lesión grave en sus pies por falta   de precaución y desconocimiento.

El tratamiento  es sintomático y  dependerá su indicación  de cada caso en particular  y de la zona comprometida, presencia de neuropatía  periférica dolorosa o no , cranial, mononeuropatía, amiotrofia diabética y neuropatía autonómica.

El profesional  a cargo debe descartar  otras causas de neuropatía o varias  localizaciones de la neuropatia diabetica  para hacer un tratamiento integral y personalizado .

El tratamiento  debe ser efectuado   en forma interdisciplinaria preventivamente, acorde a sintomatología y signología y a  la presencia o no de un pie en riesgo o con  úlceras e infectado para prevenirse una amputación .

La  oferta   de fármacos  es variada para  un tratamiento sintomático y no  curativo pudiéndose utilizar pregabalina  –gamapentina-duloxetina-amitriptilina–venlafaxina–opioides– o capsaicide

En  cada  caso en  particular  se deberá evaluar  cuál o cuales son los  medicamentos a utilizarse o  contraindicados.

 

El  tratamiento  es personalizado  y debe considerar  cambios en el estilo  de vida, la optimización del tratamiento  de la diabetes y control de cada uno de  los factores de riesgo presentes.

En  todo  paciente  diabético el  diagnóstico precoz  de esta complicación  y las medidas de prevención  de un pie diabético complicado  y amputación representan una prioridad  para el paciente y su calidad y expectativa   de vida.

Un paciente   diabético debe  llegar al final de  sus días con dos ojos, 10 dedos  y 2 pies, independiente , autosuficiente  e integrado a su entorno social, afectivo  y laboral.

 


Publicado por:

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes




Escribe cuando masticas: el automonitoreo funciona para la pérdida de peso

 

Los participantes en un estudio de pérdida de peso que registraron su ingesta de alimentos en una página web al menos 2 veces al día, tuvieron mayores probabilidades de perder una cantidad de peso clínicamente significativa en 6 meses comparados con aquellos que no registraron su consumo con frecuencia en un nuevo estudio.

 

El auto monitoreo también incluyó el registro de ingesta de bebidas, porción de alimentos, preparación de los alimentos y sólo tomó 15 minutos al día.

A los 6 meses, los participantes que perdieron ≥ 5% o ≥ 10% de su peso inicial fueron aquellos que registraron su ingesta de alimentos 2.4 veces/día o 2.7 veces/día, respectivamente, mientras que aquellos que perdieron menos peso, registraron su ingesta de alimentos solo 1.6 veces al día o 1.7 veces al día, lo cual fue significativamente diferente.

 

“Parecería que para ser exitoso el auto monitoreo necesita ocurrir al menos 2 a 3 veces al día antes que una única vez”, comenta el autor, encabezado por Jean Harvey PhD, RD, del Departamento de Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Universidad de Vermont, Burlington, en su estudio publicado en la edición de Marzo de Obesidad.

 

Este trabajo también entrega nuevas “percepciones sobre el real tiempo requerido por los participantes para auto monitorear su ingesta alimentaria para alcanzar una perdida de peso clínicamente significativa en el comportamiento de un programa de control de peso”, dijeron los autores.

 

“La gente lo hace mejor cuando tienen la expectativa (de pérdida de peso) correcta”, recalca Harvey en una declaración de su universidad. “Hemos sido capaces de decirles a los participantes que ejerciten 200 minutos por semana, pero cuando les solicitamos escribir todos sus alimentos, nunca podríamos decir cuanto tiempo les tomaría hacerlo. Ahora si podemos. Parece ser que el auto monitoreo en si mismo es el que hace la diferencia”.

 

Ella espera que la gente se motive a usar aplicaciones de smartphones, como Lose It, Calorie King y My Fitness Pal, para monitorear su ingesta de alimentos y ayudarlos a perder peso, recalcando que es “altamente efectivo y no es tan difícil como la gente cree”

 

Registra seguido, pierde mas: La consistencia es clave

Trabajos anteriores han demostrado que mantener un diario de comidas puede ayudar en la pérdida de peso, pero se conoce muy poco acerca de la optima frecuencia de entrada de datos.

 

Para examinar esto, los investigadores analizaron información de un subconjunto de la investigación-ensayo de Internet “Tratamiento de la obesidad mejorado con entrevistas motivacionales”, la cual observó 18 meses de pérdida de peso de un programa semanal online guiado por nutricionistas, chats de grupo de terapia de comportamiento, con o sin entrevistas motivacionales individuales.

 

Reclutaron 142 participantes, de 18 años y mayores y con un Índice de Masa Corporal (IMC) de 25 a 50 kg/m2, de 2 lugares en Little Rock Arkansas y Burlington Vermont.

Los participantes fueron alentados a adherirse a una dieta baja en calorías y grasas y hacer 200 minutos de ejercicio moderado a vigoroso por semana. También se les enseñó el auto monitoreo, establecimiento de metas, resolución de problemas y estrategias de prevención de recaídas, para ayudarlos a cambiar sus hábitos alimentarios.

 

Durante los 6 primeros meses, los participantes fueron alentados a “escribir cuando masticas” y chequear su balance calórico.

Los participantes tenían una edad promedio de 49 años, el 91% eran mujeres y el 23% eran afro americanas. Tenían un promedio de IMC de 36kg/m2 y la mayoría (un 82%) eran obesos (IMC mayor  30 kg/m2)

A los 6 meses, 126 pacientes (89%) tuvieron cambios en su data de peso y 93 pacientes (66%) estaban aún registrando su ingesta de alimentos y bebidas online.

En un inicio los participantes pasaban 23 minutos al día registrando su ingesta de alimentos y bebidas, pero este tiempo disminuyo a 15 minutos por día a los 6 meses.

No hubo diferencias significativas en la pérdida de peso relacionada con pasar más tiempo ingresando información. Sin embargo, la frecuencia de auto monitoreo estuvo significativamente relacionada con la pérdida de peso.

 

La consistencia también fue clave. Las 32 personas que perdieron ≥ 10% de su peso inicial, registraron su información 24 días al mes inicialmente y continuaron sus registros 21 días al mes a los 6 meses. Las otras 61 personas registraron su información 18 días al mes, disminuyendo a 11 días al mes.

Los 49 participantes que no continuaron registrando información a los 6 meses eran más jóvenes (promedio de edad de 45 años vs 51 años para los que estuvieron minutos registrando información) e incluyó más afroamericanos (35% de todos los participantes vs 17%)

El programa de prevención de diabetes, sugirió que “un mes de diarios de auto monitoreo aumenta un 7% las opciones de lograr metas de pérdida de peso de 32%”, según notas de los investigadores.

 

“Esta nueva información permite el desarrollo de metas de auto monitoreo muy especificas, así como también expectativas acerca del tiempo de compromiso requerido”, explicaron.

Esto aumenta las opciones “que solo pasando 9 horas al mes en auto monitoreo parecería un real trato”, concluyeron.

 

La investigación fue fundada por donación del National Institutes of Health/National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Los autores han reportado ninguna relación financiera relevante.

 

Texto completo: Obesity. 2019;3:380-384.


Traducido por:

cv1
Bernardita Vignola B.
Nutricionista

 

 

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes




La importancia de beber agua

El agua es el componente mas importante del organismo y representa entre el 50 y 60 % del peso corporal. La vida sin agua no sería posible. En el feto, el agua constituye más del 90 % del peso corporal. En el recién nacido un 80% del peso corporal y en los adultos un 50 – 60 % del peso corporal, siendo mayor en los hombres. Con la edad el porcentaje disminuye, por lo que se dice que la vida es un proceso de deshidratación. El agua es el medio en el que se realizan todos los procesos bioquímicos del organismo. Por ello, cualquier desequilibrio de este componente vital puede provocar graves consecuencias para la salud. Sin alimentarse se puedes vivir casi dos meses, por mecanismos de adaptación del organismo. Sin beber agua, en menos de una semana sobreviene la muerte.

Funciones del agua

– El agua es un componente importante de todas las secreciones corporales, y de todas las células.

– Todos los órganos la necesitan para su funcionamiento. – Es esencial para mantener la temperatura corporal.

– Interviene en múltiples procesos, como la digestión, la absorción de nutrientes, el metabolismo y la excreción.

– Sirve como medio de transporte, en la sangre, de los productos de desecho del organismo, que deben ser eliminados por la orina.

 

Requerimientos de agua según la edad

 


Publicado por:


Mariela Salvo
Nutricionista

 

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes




Tratamiento Interdisciplinario de la Diabetes




¿Cómo saber si tengo Sobrepeso u Obesidad?

calorimetria-01

 

RESERVAR HORA

 

¿El peso para la talla o el índice de masa corporal, me permiten hacer un diagnóstico de Sobrepeso u Obesidad?

No.

 

Entonces, ¿que tengo que hacer para saber si realmente padezco de Sobrepeso u Obesidad?

Debe efectuarse un examen que se llama Estudio de Composición Corporal que le permite confirmar o descartar la existencia de exceso de grasa corporal.

 

¿Por qué?

Porque para definir el diagnóstico de Sobrepeso u Obesidad se debe demostrar la existencia de exceso de grasa. Si no hay exceso de grasa, aunque el índice de masa corporal este en un rango elevado, no se puede diagnosticar Sobrepeso u Obesidad.

 

 ¿Como puede el doctor saber cuantas calorías debe preescribirme en la dieta? ¿Puedo yo saber cuantas calorías gasto?

Cada doctor que preescribe una dieta debe solicitar un examen llamado Calorimetría Indirecta. Con este examen el doctor o nutricionista puede definir un balance negativo entre las calorías que usted gasta y las que se le indicara consumir en la dieta.

Si usted no cuenta con una medición objetiva de su gasto energético, se hace más difícil el que usted pueda mantener el logro alcanzado a largo plazo.

 

Contáctenos para solicitar los exámenes de Calorimetría Indirecta y el Estudio de Composición Corporal para que así pueda concurrir a tratarse con nosotros o con su medico tratante de manera apropiada.

 

RESERVAR HORA

 


Autor:

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Médico Especialista en Nutrición y Diabetes.

 

 





Nivel de triglicéridos puede ser un factor de riesgo durante el embarazo

Se han recogido datos de diferentes estudios donde señalan que la incidencia del sobrepeso y la obesidad en embarazadas está aumentando en países desarrollados. Esto aumenta el riesgo de desarrollar diabetes gestacional, preeclampsia, partos por cesárea e hipertensión arterial. Además se ha visto que un aumento de los niveles de triglicéridos en pacientes embarazadas con sobrepeso y obesidad,  aumentan aún más la probabilidad de presentar diabetes gestacional.

Es importante considerar que una alimentación adecuada durante el embarazo y una lactancia materna exitosa y eficaz, ayuda a mejorar los parámetros metabólicos, alterados durante el embarazo.

 

Traducido por:
Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes

 

 

cv1
Bernardita Vignola B.
Nutricionista




Deficiencia de vitamina D se asocia con síndrome metabólico en mujeres posmenopáusicas

Hoy en día, la mayoría de las mujeres mayores de 50 años tienen un mayor riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares. Esto se asocia además de un aumento en la prevalencia de obesidad, sedentarismo y de los hábitos alimentarios modernos.

El síndrome metabólico se define como un conjunto de factores de riesgo que incluyen obesidad abdominal, dislipidemia, hipertensión arterial y alteración del metabolismo de la glucosa (resistencia a la insulina, intolerancia a la glucosa). Este síndrome afecta aproximadamente al 50% de la población femenina mayor de 50 años y se asocia con un aumento triple de la mortalidad por enfermedad cardiovascular.

La obesidad es una enfermedad donde el organismo entra en un estado proinflamatorio que contribuye a la resistencia a la insulina, una condición que sugiere como factor causal de dislipidemia e intolerancia a la glucosa o prediabetes.

La deficiencia de vitamina D y el aumento en la prevalencia de la obesidad se consideran importantes problemas de salud pública. La deficiencia de esta vitamina es reconocida como la condición médica más común en el mundo. La evidencia sugiere que la vitamina D juega un rol con respecto a diferentes enfermedades crónicas no transmisibles, como obesidad, hipertensión, diabetes y en consecuencia, síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares. En un metanálisis de 28 estudios, los niveles séricos elevados de 25 (OH) D (vitamina D) se asociaron a una reducción del 55% en la incidencia de diabetes, un riesgo 51% más bajo de síndrome metabólico y un riesgo 33% menor de enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, a pesar de la evidencia sobre la asociación de los niveles séricos de vitamina D con síndrome metabólico en diferentes edades y grupos étnicos, los datos para mujeres posmenopáusicas son escasos y contradictorios. Algunos estudios han demostrado una relación inversa entre vitamina D y síndrome metabólico en mujeres posmenopáusicas, pero otros no. Por lo tanto, se necesitan más estudios clínicos para confirmar la asociación entre la deficiencia de vitamina D y síndrome metabólico en mujeres posmenopáusicas.

Autores:

Eneida Boteon Schmitt, Jorge Nahas-Neto, Flavia Bueloni-Dias, Priscila Ferreira Poloni, Claudio Lera Orsatti, Eliana Aguiar Petri Nahas’Correspondence information about the author Eliana Aguiar Petri NahasEmail the author Eliana Aguiar Petri Nahas

Department of Gynecology and Obstetrics, Botucatu Medical School, Sao Paulo State University – UNESP, Sao Paulo, Brazil


Traducido por:
Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes

 

 

cv1
Bernardita Vignola B.
Nutricionista




Actualmente, 30 millones de estadounidenses sufren de diabetes

MIÉRCOLES, 19 de septiembre de 2018 (HealthDay News) — Uno de cada 7 estadounidenses tiene diabetes, y muchos ni siquiera saben que tienen la enfermedad del azúcar en la sangre, muestra un informe reciente.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., un 14 por ciento de los adultos de EE. UU. tienen diabetes: un 10 por ciento lo saben y más de un 4 por ciento carecen de un diagnóstico.

“La diabetes sigue siendo un problema de salud crónica en este país, que afecta a unos 30 millones de personas”, señaló el investigador principal Mark Eberhardt, epidemiólogo en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC.

Varios factores podrían ser responsables del aumento en la diabetes, planteó. Esto incluye a una población que envejece, dado que la diabetes ataca con una mayor frecuencia a las personas de edad avanzada.

Además, la epidemia de obesidad también está llevando a una creciente cantidad de personas a la diabetes, lamentó Eberhardt.

Las personas deben realizar pruebas de la diabetes aunque crean que no padecen la enfermedad, dijo. Los datos mostraron que un tercio de las personas del estudio no creían que tenían diabetes, pero las pruebas mostraron que sí, comentó Eberhardt.

Según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), la inmensa mayoría (alrededor de un 95 por ciento) de los casos de diabetes son del tipo 2, que con frecuencia (aunque no siempre) se vincula con el sobrepeso o la obesidad. Más o menos un cinco por ciento de los casos de diabetes son del tipo 1, que puede surgir a una edad temprana y que no se vincula con factores del estilo de vida.

Lee el artículo completo en HealthDay.com




Unos medicamentos comunes para la diabetes podrían aumentar las probabilidades de amputación

Las personas con diabetes tipo 2 que toman unos medicamentos comunes llamados diuréticos podrían tener un riesgo significativamente más alto de perder un pie o una pierna, según un nuevo estudio francés.

Los investigadores encontraron que tomar un diurético aumentaba las probabilidades de sufrir una amputación, o de necesitar una angioplastia o una derivación (bypass), en un 75 por ciento o más, en comparación con no utilizar los medicamentos.

Según los hallazgos, “los diuréticos se deben usar con precaución en los pacientes con diabetes tipo 2 que tienen un riesgo de amputaciones”, concluyo un equipo dirigido por el Dr. Louis Potier, especialista en la diabetes del Hospital Bichat, en París.

Pero un experto de EE. UU. dijo que restringir el uso de los diuréticos pone a los pacientes diabéticos “entre la espada y la pared”.

Como explicó el Dr. Gerald Bernstein, los diuréticos se usan para ayudar a “eliminar la sal y el agua adicionales” en la sangre, ayudando así a los pacientes a controlar el azúcar en la sangre y la presión arterial.

Eso, a su vez, podría ayudar a evitar a una importante causa de mortalidad: la insuficiencia cardiaca congestiva.

Entonces, la dificultad consiste en “elegir los medicamentos adecuados para evitar que la insuficiencia cardiaca empeore a fin de prevenir el mayor riesgo de amputaciones”, planteó Bernstein, coordinador del Programa de la Diabetes Friedman en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Y Bernstein explicó que “la diabetes tipo 2 es una enfermedad muy asociada con complicaciones cardiovasculares, en particular en las grandes arterias que salen del corazón al resto del cuerpo. Cuando esas arterias y el corazón enferman, hay un flujo anómalo a todos los órganos, pero las extremidades inferiores pueden ser las más afectadas debido a la gran longitud de esa arteria”.

Cuando los problemas de la circulación a la pierna y el pie se agravan, con frecuencia la amputación es la única opción.

Revisa este artículo completo en HealthDay.com




Vinculan la diabetes tipo 2 con un aumento en el riesgo de tumores y de morir de cáncer

MARTES, 2 de octubre de 2018 (HealthDay News) — La diabetes tipo 2 se asocia con un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer y de fallecer de ciertas formas de esa enfermedad, sugiere un estudio reciente.

Pero, anotaron los investigadores, el aumento en el riesgo absoluto es bajo.

“Nuestros hallazgos no sugieren que todo el que tenga diabetes desarrollará un cáncer más adelante en la vida”, comentó la líder del estudio, Hulda Hrund Bjornsdottir, del Registro Nacional de Diabetes de Suecia.

Su equipo analizó datos recopilados entre 1998 y 2014 de más de 450,000 personas de Suecia con diabetes tipo 2 y de más de 2 millones de personas sin diabetes, a quienes se dio seguimiento durante un promedio de siete años. La investigación se enfocó en 12 tipos de cáncer.

El estudio no pudo probar causalidad. Pero, en comparación con las que no padecían de diabetes tipo 2, las personas con la enfermedad del azúcar en la sangre tenían un riesgo un 231 por ciento más alto de cáncer de hígado, un riesgo un 119 por ciento más alto de cáncer de páncreas, y un riesgo un 78 por ciento más alto de cáncer uterino.

Además, las personas que sufrían de diabetes tenían un riesgo más alto de cáncer de pene (un 56 por ciento mayor), de cáncer de riñón (un 45 por ciento más alto), de cáncer de la vesícula biliar y de las vías biliares (un 32 por ciento más alto), y de cáncer de estómago (un 21 por ciento mayor). También experimentaban un aumento de un 20 por ciento en el riesgo de cáncer colorrectal y de vejiga, y un aumento del 5 por ciento en el riesgo de cáncer de mama.

El estudio se presentó el martes en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes), en Berlín.

Lee el artículo completo en Healthday.com




La American Heart Association avisa que los edulcorantes hipocalóricos pueden ser útiles en adultos

Debido a que se carece de evidencia sobre los efectos de las bebidas con edulcorantes hipocalóricos a largo plazo, la American Heart Association (AHA) aconseja que los niños no las consuman por periodos prolongados, pero afirma que estas bebidas hipocalóricas pueden ser útiles en adultos, como una alternativa al consumo regular de bebidas azucaradas, en un nuevo asesoramiento científico.[1]

“Con base en la evidencia disponible, el grupo redactor de la American Heart Association concluyó que por el momento es prudente indicar que los niños no consuman en forma prolongada bebidas con edulcorantes hipocalóricos”, señalan los autores del asesoramiento científico de la American Heart Association.

“En adultos que habitualmente consumen bebidas azucaradas de manera considerable, el grupo redactor de la American Heart Association concluyó que las bebidas con edulcorantes hipocalóricos pueden ser una estrategia de reemplazo útil para reducir la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar”.

El estudio, publicado el 30 de julio en la versión electrónica de Circulation, es el primero de su tipo de la American Heart Association en abordar el tema de los edulcorantes hipocalóricos. El artículo señala que la asociación “respalda este asesoramiento científico de la American Heart Association, y considera que el documento clínico tiene valor educativo”.

Una excepción importante a la recomendación para los niños, es para personas con diabetes mellitus; en quienes siguen una dieta equilibrada y vigilan estrechamente su glucosa sanguínea, las bebidas hipocalóricas pueden representar una sustitución útil para prevenir las fluctuaciones excesivas de la glucosa, concluye el asesoramiento.

Respecto al uso de bebidas entre los adultos, cualesquiera beneficios probablemente se contrarrestarían si hay un incremento compensador en la ingesta de energía derivada de otras fuentes, resaltan los autores.

¿Se evitan los daños del azúcar con edulcorantes?
En un análisis de expertos en el año 2012, la American Heart Association, en equipo con la American Diabetes Association, abordó el tema de la sustitución de azúcares con edulcorantes hipocalóricos, afirmando que cuando se utilizan con prudencia, los edulcorantes pueden ayudar a reducir la ingesta de azúcar, permitir el mantenimiento de un peso corporal sano, y reducir la enfermedad cardiovascular, así como la diabetes de tipo 2.

Sin embargo, puesto que las bebidas con edulcorantes hipocalóricos representan 19% de todas las bebidas que consumen los niños, y 32% de las que ingieren los adultos, la American Heart Association señaló la necesidad del nuevo asesoramiento científico para esclarecer más la evidencia existente sobre la relación entre las bebidas y la salud cardiometabólica.

La asesoría no aborda las ventajas y desventajas de algún edulcorante hipocalórico en especial, pues hay una falta de datos sobre bebidas específicas. Las recomendaciones aluden a los seis edulcorantes de gran intensidad actualmente aprobados por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, sacarina, aspartame, acesulfame K, sucralosa, neotame, y advantame, y los dos edulcorantes de gran intensidad adicionales para los cuales la agencia no ha emitido cartas de objeción: Glucósidos de esteviol, obtenidos de hojas de la planta estevia (Stevia rebaudiana), y extractos del fruto del balancín Siraitia grosvenorii, también conocido como luo han guo, o fruta del monje.

El análisis de la evidencia sobre los efectos a largo plazo de los edulcorantes hipocalóricos para el asesoramiento demostró que casi todos los datos eran observacionales, y en gran parte no concluyentes. Por ejemplo, los datos indican un vínculo entre el consumo de las bebidas a largo plazo y el riesgo de diabetes de tipo 2, y enfermedad cardiovascular; sin embargo, no se pudo descartar el papel que desempeñan la causalidad inversa, y la adiposidad.

Además, estudios observacionales parecen demostrar un vínculo constante entre las bebidas con edulcorantes hipocalóricos y un aumento en el riesgo de accidente vascular cerebral, pero la American Heart Association recomendó cautela en la interpretación, debido a los múltiples factores de confusión potenciales, los problemas metodológicos, y la posibilidad de causalidad inversa.

Dos estudios prospectivos notablemente grandes, con décadas de seguimiento, llegaron a conclusiones similares en torno a los edulcorantes hipocalóricos. En un estudio se analizó a más de 42.000 hombres del Health Professional Follow-Up (Seguimiento de profesionales de la salud), y se demostró que durante 22 años de seguimiento, el consumo regular de bebidas azucaradas se vinculaba a un aumento del riesgo de cardiopatía coronaria, y algunos cambios adversos en lípidos, factores inflamatorios, y leptina, mientras que no se asociaron riesgos similares a la ingesta regular de bebidas endulzadas con edulcorantes artificiales.[2]

En otro estudio en que se analizó a más de 88.000 mujeres del Nurses’ Health Study, se demostró que durante un seguimiento de 24 años, el consumo regular de bebidas endulzadas con azúcar también se asociaba a un incremento significativo en el riesgo de cardiopatía coronaria, aun después del ajuste con respecto a factores relativos al estilo de vida o dietéticos no saludables, sin que se observara un incremento en el riesgo con el consumo regular de edulcorantes hipocalóricos en las bebidas.[3]

Mientras tanto, en pocos estudios aleatorizados controlados se han evaluado las bebidas con edulcorantes hipocalóricos y la enfermedad cardiovascular, y ninguno ha tenido suficiente tamaño de muestra, o características de pacientes, para determinar los criterios de valoración de enfermedad cardiovascular, señala la American Heart Association.

Por lo que respecta a variables diferentes a enfermedad cardiovascular, alguna evidencia a corto plazo muestra los beneficios potenciales de las bebidas con edulcorantes hipocalóricos frente a las bebidas azucaradas en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad, particularmente en personas con alto riesgo de obesidad.

Recomendaciones de otros grupos
Las guías clínicas de otros grupos médicos sobre el consumo de edulcorantes hipocalóricos por lo general siguen las recomendaciones de la American Heart Association, reconociendo algunos beneficios potenciales como una ayuda para bajar de peso, pero señalando la falta de evidencia, y los problemas de los efectos sobre las conductas alimentarias.

Por ejemplo, un análisis del año 2012 del Consejo de Ciencia y Salud Pública de la American Medical Association (AMA) concluye que las bebidas podrían tener ventajas moderadas para la baja de peso y su regulación, pero advierten que existe la percepción de que se pueden consumir más calorías de otros alimentos, y también fomentan una preferencia por los alimentos dulces.

Además, la American Academy of Pediatrics (AAP), en una declaración de normativa de 2015, señaló que varias bebidas con edulcorantes hipocalóricos aprobadas por la FDA podrían ser útiles para reducir la ingesta calórica, y reemplazar los azúcares añadidos.

Sin embargo, otro estudio clínico del Comité de Nutrición de la American Academy of Pediatrics hace eco de algunas inquietudes de la American Medical Association, en el sentido de que las bebidas den por resultado preferencias de sabor por el consumo habitual de bebidas endulzadas, y una menor percepción de la ingesta calórica, así como posiblemente sustituir las bebidas más sanas, y alterar la microbiota intestinal, o aumentar la intolerancia a la glucosa.

Las tendencias muestran reducciones en el consumo de bebidas endulzadas
En un signo alentador, tanto el consumo de bebidas endulzadas con azúcar, como el de bebidas endulzadas con edulcorantes hipocalóricos, ha estado disminuyendo en Estados Unidos en años recientes, lo que posiblemente indica una mayor concientización del consumidor respecto a la alternativa más sana del agua simple, comentó a Medscape Rachel Johnson, Ph. D., presidenta del Comité de Nutrición de la American Heart Association.

“Ha habido numerosas campañas de salud pública que exhortan a los consumidores a reducir la ingesta de bebidas azucaradas”, explicó Johnson, exrectora asociada de la University of Vermont, y decana del College of Agriculture and Life Sciences, en Burlington, Estados Unidos.

“Además, al parecer los consumidores cada vez se vuelven más recelosos de muchos tipos de edulcorantes, incluidos los hipocalóricos”.

Los mensajes fundamentales que pueden haber tenido resonancia entre el público incluyen una declaración científica de la American Heart Association en el año 2016, que advierte sobre los efectos adversos de las altas ingestas de azúcares añadidos en las dietas de los niños, y recomienda que niños y adolescentes no consuman más de 235 ml de bebidas azucaradas a la semana.[4]

“Hay muy poco espacio para las bebidas azucaradas en las dietas de los niños”, señaló Johnson. El nuevo estudio subraya las alternativas.

“Para niños que consumen bebidas azucaradas con regularidad, las bebidas hipocalóricas pueden ser una herramienta útil para ayudarlos a reducir la ingesta de bebidas azucaradas. Pero existen alternativas más sanas a las bebidas hipocalóricas, como el agua, la leche baja en grasa, y libre de grasa”, concluyó.

“Exhortamos a los padres a que ayuden a sus niños a cambiar a estas bebidas más saludables”, enfatizó.

La evidencia demuestra constantemente que las dietas ricas en azúcares añadidos se vinculan a una serie de factores de riesgo para enfermedad cardiovascular, como obesidad, dislipidemia, hipertensión arterial, e inflamación crónica y, por tanto, la American Heart Association recomienda restringir la ingesta de azúcares añadidos al equivalente de 100 calorías por día en mujeres, 150 calorías en hombres, y menos de 100 por día en niños y adolescentes de 2 a 18 años; para menores de 2 años se deben incluir azúcares añadidos en la dieta.

Johnson ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Fuente: MedScape




¿Aumentan los anticonceptivos orales el riesgo de diabetes después de la menopausia?

ORLANDO, USA. La utilización previa de anticonceptivos orales aumenta la prevalencia de resistencia a la insulina y diabetes, entre mujeres posmenopáusicas, muestra el primer estudio de su clase en Corea del Sur.[1]

El Dr. Sung-Woo Kim, del Daegu Catholic University Hospital, Corea del Sur, presentó los resultados del estudio transversal en el Congreso Anual de la American Diabetes Association (ADA) de 2018.

“El presente estudio demostró una relación definida entre el uso previo de anticonceptivos orales y un aumento en la prevalencia de diabetes en mujeres posmenopáusicas, sobre todo en quienes los utilizaron por más de seis meses”, expresó el Dr. Kim en una entrevista con Medscape Noticias Médicas.

Sin embargo, añadió que incluso en mujeres no diabéticas, “el uso de anticonceptivos orales se relacionó significativamente con niveles más altos de insulina en ayunas, y resistencia a la insulina”.

La moderadora de la sesión, Julie Bower, Ph. D., profesora asociada de epidemiología en la Ohio State University, Columbus, Estados Unidos, preguntó al Dr. Kim sobre la sincronización del desarrollo de diabetes con el uso del anticonceptivo oral.

“Estudios previos en mujeres más jóvenes no han encontrado una relación entre el uso de anticonceptivos orales y el desarrollo de diabetes. ¿Considera que esta relación es algo que solo se observa a una edad más avanzada?”, cuestionó.

El Dr. Kim respondió: “Estas mujeres posmenopáusicas habían estado recibiendo anticonceptivos orales durante más tiempo que en los estudios previos en que se analizó el uso actual, y pueden transcurrir muchos años antes de que aparezca diabetes debida a resistencia a la insulina, así que se necesita observación a largo plazo”.

Otra posible explicación es que esta cohorte “tomó versiones más antiguas de los anticonceptivos”, señaló.

Primer estudio en analizar la diabetes posmenopáusica
El Dr. Kim explicó que el estrógeno es un regulador importante de la homeostasis de la glucosa.

Y reconoció que en dos estudios prospectivos previos a gran escala, realizados en mujeres relativamente jóvenes (premenopáusicas), se había evaluado el efecto del uso actual de anticonceptivos orales sobre la presentación inicial de diabetes, pero no encontraron ninguna relación, aunque señaló que en estos estudios los periodos de seguimiento fueron limitados.

Datos del estudio retrospectivo transversal fueron obtenidos de la extensa Encuesta Nacional para el Examen de la Salud y la Nutrición de Corea (KHANES) basada en la población de 2007 a 2012.

Se obtuvo información sobre la duración del uso de anticonceptivos orales, la edad a la que ocurrió la menopausia, y a la que se estableció el diagnóstico de diabetes, el uso de terapia de reemplazo hormonal, hipertensión, hiperlipidemia, antecedente de tabaquismo, consumo de alcohol, y actividad física.

El estudio incluyó a 6554 mujeres posmenopáusicas de alrededor de 65 años de edad. De estas, 849 tenían diabetes y habían utilizado anticonceptivos orales durante más de seis meses, mientras que 409 tenían diabetes, pero habían utilizado el anticonceptivo oral por menos de seis meses.

Además, se contó con los niveles de glucosa en ayunas e insulina para 3338 de las mujeres posmenopáusicas no diabéticas, de manera que también se analizó la relación entre la resistencia a la insulina y el uso previo de anticonceptivo.

Riesgo de diabetes casi 35% más alto si el anticonceptivo oral se utilizó por más de seis meses
De las mujeres que habían utilizado anticonceptivos orales durante más de seis meses, 19,4% tenía diabetes. El porcentaje disminuyó a 14,4% para las que utilizaban anticonceptivos orales por menos de seis meses, en comparación con 14,3% en el grupo de referencia de mujeres que nunca los habían tomado, informó el Dr. Kim.

Esto significó que la prevalencia de diabetes fue aproximadamente 35% más alta, incluso después del ajuste con respecto a múltiples factores de confusión en las participantes posmenopáusicas que habían tomado la píldora durante más de seis meses, en comparación con las que nunca habían tomado anticonceptivos orales (odds ratio: 1,34; p < 0,01).

Por lo que respecta al riesgo de diabetes asociado a la duración del uso de anticonceptivos orales, el odds ratio para cada mes de uso fue de 1,005 (p < 0,01).

“La prevalencia de la diabetes mostró una tendencia creciente de 0,5% por un mes de uso de anticonceptivo oral”, puntualizó el Dr. Kim.

“Estos resultados indican que el uso prolongado de anticonceptivos orales en la edad reproductiva puede ser un factor de riesgo potencial para la presentación de diabetes después de la menopausia”, afirmó.

Tomar anticonceptivos orales durante más de seis meses también condujo a un incremento significativo de los niveles de insulina en ayunas, y resistencia a la insulina (esta última evaluada justificando el modelo homeostático de resistencia a la insulina) en participantes no diabéticas, en comparación con las que nunca habían utilizado la píldora anticonceptiva.

Las circunstancias cambian
La Dra. Bower concluyó: “Sabemos que las exposiciones que ocurren a una edad más temprana pueden influir en los desenlaces de salud muchos años más tarde, pero pueden cambiar mucho las circunstancias, y complicar las cosas”.

Los siguientes pasos han de incluir “analizar estos y otros datos con más detenimiento para determinar si el riesgo más alto se debe a los anticonceptivos orales, o a otros factores de riesgo relacionados con la diabetes, que puedan asociarse al uso de anticonceptivos orales o ser resultado de ello”.

El Dr. Kim reconoció que el estudio tuvo varias limitaciones y añadió que “se necesita más investigación para aclarar el efecto de los anticonceptivos orales a largo plazo sobre el riesgo de diabetes a una edad más avanzada”.

El Dr. Kim y la Dra. Bower han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.




La metformina es eficaz en pacientes con antecedente de diabetes mellitus gestacional

SAN DIEGO, USA. El uso de metformina a largo plazo muestra un efecto muy potente para la prevención de la diabetes de tipo 2 en mujeres que tuvieron diabetes gestacional, según datos presentados en el Congreso Anual de la American Diabetes Association (ADA) 2017.[1]

Estos últimos hallazgos provienen del Programa de Prevención de Diabetes (DPP) y su fase de extensión.

Después de 15 años desde el inicio del Programa de Prevención de Diabetes, las mujeres con antecedente de diabetes gestacional que tomaron metformina aún presentaban una reducción de 41% en el riesgo de diabetes de tipo 2, en comparación con una disminución de 11% en las mujeres sin antecedente de diabetes gestacional, que tuvieron hijos.

Esto contrasta con un efecto global de la metformina, de reducir 18% del riesgo de diabetes de tipo 2 en la cohorte del estudio, en su conjunto.

“Los resultados generales refuerzan la eficacia duradera de la metformina para reducir la aparición de diabetes, y apoyan su empleo más generalizado como una medida preventiva en personas con alto riesgo”, expresó el Dr. David M. Nathan, director del Centro de Diabetes en el Massachusetts General Hospital, Estados Unidos, y presidente del estudio del Programa de Prevención de Diabetes, quien presentó estos últimos resultados en el congreso.

Al solicitarle un comentario, la Dra. Shubhada Jagasia, profesora de medicina, y vicepresidenta de asuntos clínicos en el departamento de medicina, Centro Médico de la Universidad Vanderbilt, Estados Unidos, señaló a Medscape Noticias Médicas que estos nuevos datos deberían ayudar a los médicos a dirigir el tratamiento con metformina a quienes más se beneficien con ello.

Programa de Prevención de Diabetes: Una investigación continuada
El programa comenzó en 1996, y en este se efectuó seguimiento a individuos que tenían alto riesgo de diabetes con base en índice de masa corporal (IMC), y alteración de la tolerancia a la glucosa. Los participantes fueron distribuidos de manera aleatoria a uno de tres grupos: Intervenciones intensivas en el estilo de vida con dieta y ejercicio, metformina a dosis de 850 mg dos veces al día, o placebo. El Programa de Prevención de Diabetes se implementó hasta 2002, y se comparó la incidencia de diabetes (definida como una glucosa plasmática en ayunas de 126 mg/dl, o más, o una prueba de tolerancia a la glucosa oral a dos horas de 200 mg/dl, o más) en cada uno de los grupos.

Como se reportó anteriormente, los pacientes del grupo con placebo presentaron diabetes a una tasa de 11% por año, en tanto que en la intervención en el estilo de vida se relacionó con una disminución de 58% en el riesgo de diabetes, y la metformina se vinculó a una reducción de 31% en el riesgo de desarrollar la enfermedad.

En este análisis original, la metformina redujo 51% el riesgo de diabetes futura en mujeres con antecedente de diabetes gestacional. Dos subgrupos más de pacientes al parecer también obtuvieron mayor beneficio de la metformina: Las personas menores de 60 años de edad, y aquellas con un índice de masa corporal de ≥ 35 kgm2.

En la conclusión del Programa de Prevención de Diabetes se suspendió el placebo, y a todas las pacientes se les ofreció una intervención de estilo de vida ligeramente diferente. Además, se siguió proporcionando metformina a las personas del grupo con metformina original. Esta fase de extensión, denominada Estudio de Resultados del Programa de Prevención de Diabetes (DPPOS), se inició en el año 2003, y aún continúa, con la participación de 88% de las voluntarias originales.

En el transcurso del tiempo, la reducción de 31% en el riesgo de diabetes inicialmente observada con la metformina disminuyó a 18% a los 10 años, y se ha mantenido estable, de manera que “una reducción de 18% es el resultado general, en comparación con las personas del grupo con placebo original”, puntualizó el Dr. Nathan.

A los 15 años también se desvanecieron las diferencias entre los subgrupos en los beneficios de la metformina, de manera que los efectos del fármaco, en su mayor parte, ya no fueron significativamente diferentes en estos subgrupos, con excepción de las mujeres con antecedente de diabetes gestacional.

Implicaciones clínicas
Al considerar cuáles pacientes tendrían que recibir metformina, “los médicos deberían tener más probabilidades de prescribirla a mujeres con antecedente de diabetes gestacional, ya que en este estudio se demostró que el medicamento tenía el efecto más intenso por lo que respecta a la reducción de la diabetes”, señaló la Dra. Jagasia.

“Estas son las pacientes que tendrían más probabilidades de pasar a la vía de la metformina, si por algún motivo no fuera posible la modificación intensiva en el estilo de vida, o una reducción de 5% a 10% en el peso corporal”, añadió la médica.

Sin embargo, la modificación del estilo de vida siempre debe intentarse primero, resaltó la Dra. Jagasia a Medscape Noticias Médicas. “Cuando los clínicos prescriben medicación para la diabetes, siempre va acompañada de cambios en el estilo de vida”.

El Dr. Nathan ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Las declaraciones de conflictos de interés de los coautores se enumeran en el resumen. La Dra. Jagasia declaró no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Ver artículo completo en MedScape.com




Tabla comparativa de edulcorantes

En los últimos años han aparecido un centenar de nuevos edulcorantes al mercado, que dicen ser seguros para el consumo humano. Próximamente podrían llegar a Chile, por lo que es pertinente tomar en cuenta los estados regulatorios en otros países como Estados Unidos.

Edulcorante Beneficios Seguridad Estado Regulatorio Resumen
Advantame 20.000 veces más dulce que el azúcar
100 veces más dulce que el aspartamo
Sabor agradable
Se puede usar para cocinar
Es seguro usarlo en cualquier tipo de pacientes. Aprobado en USA, Australia, Nueva Zelanda.
Pendiente en Japón y Unión Europea.
Alulosa Endulzante bajo en calorías.
Contiene 90% menos de calorías que el azúcar.
Se encuentra naturalmente en pequeñas cantidades en pasas, higos, trigo.
Reconocido como seguro por la FDA El organismo absorbe la alulosa pero no la metaboliza, por lo que no se convierte en glucosa, no tiene impacto sobre los niveles de insulina y sus calorías no ingresan al organismo.
Todavía no se encuentra disponible en el mercado.
Neotame 30-40 veces más dulce que el aspartamo
7000-13000 veces más dulce que el azúcar.
Se metaboliza rápidamente y es eliminado por el organismo en un proceso normal.
Seguro, reconocido por la FDA Aprobado por la FDA Al no contener calorías ayuda a la población a mantener un peso sano. Este edulcorante no ha llegado a Chile.
Usado en alimentos y bebidas.
Se puede usar para cocinar.
Monk Fruit Se parece a un limón o naranja.
Es 200 veces más dulce que el azúcar.
No contiene calorías
Es seguro para usarla en productos de pastelería, bebidas, etc. En Estados Unidos, China y Japón, Monk fruit es reconocido como seguro. En Estados Unidos se vende como Purefruit

Traducido por:

cv1
Bernardita Vignola B.
Nutricionista

 

 

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes




Pescados ricos en Ácidos Grasos Omega 3 y Enfermedades Cardiovasculares

Consejo Científico de la American Heart Association (AHA)

Una gran cantidad de evidencia apoya la recomendación de consumir pescados no fritos,
especialmente las especies con mayor contenido de omega 3, 1 a 2 veces por semana para tener beneficios cardiovasculares, incluyendo la reducción de infartos al corazón, accidente cerebrovascular isquémico y muertes por estas causas.

Una mayor ingesta de pescados no está asociada con ninguno beneficio o daño adicional. Uno de los objetivos de la American Heart Association (AHA) es incluir el pescado como parte de una dieta saludable. La recomendación es consumir 250 gr a la semana (1-2 veces por semana), que es sostenible y amigable con el medio ambiente, además se recomienda por su aporte en proteínas, vitamina D, vitamina B12 y por su alto contenido en ácidos grasos omega 3.

Además de ser recomendados por la AHA, lo recomiendan las guías alimentarias de los americanos, la dieta DASH, la dieta mediterránea, entre otros, por su relación con la disminución de eventos cardiovasculares.

Circulation. 2018;137:00–00. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000574
 © 2018 American Heart Association, Inc.
 http://circ.ahajournals.org

Traducido por:

cv1
Bernardita Vignola B.
Nutricionista

 

 

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes

 




Dieta cetogénica: ¿Qué pacientes se benefician?

Los beneficios de la dieta cetogénica son buscados no solo por los pacientes sino también por atletas sanos que quieren obtener un mejor rendimiento.

Según la Lorna Doyle, Ph. D., conferencista e investigadora en nutrición y nutrición deportiva del Waterford Institute of Technology en Waterford, Irlanda, los atletas de resistencia han dejado atrás aquellos días en los que consumían grandes cantidades de carbohidratos antes de un gran evento. Conscientes de las limitaciones y riesgos de las dietas ricas en carbohidratos, muchos atletas han comenzado a buscar nuevas alternativas dietéticas para obtener una ventaja de rendimiento.

Doyle y sus colaboradores estudiaron a 20 atletas masculinos de resistencia (edad media: 33 años) que se comprometieron a seguir una dieta alta en carbohidratos o la dieta cetogénica, mientras mantenían regímenes de entrenamiento idénticos, durante 12 semanas.[29] Encontraron que el grupo de la dieta cetogénica tuvo una reducción significativamente mayor en la masa corporal (-5,9 kg frente a -0,8 kg) y el porcentaje de grasa corporal (-5,2% frente a -0,7%). Aunque no hubo diferencias significativas en el rendimiento deportivo de la prueba contrarreloj de 100 km entre los grupos, la oxidación de grasa y la potencia de aceleración en 6 segundos (+0.8 vatios/kg) fue significativamente mayor en aquellos con la dieta cetogénica.

“Creo que las mejoras en la composición corporal se relacionaron al uso optimizado de la grasa como energía durante las 12 semanas, por lo tanto, la grasa corporal almacenada se consumió como energía”, dijo la Doyle. “Sin embargo, el entrenamiento empleado (resistencia, fuerza y entrenamiento de intervalos de alta intensidad) aseguró que la masa muscular se conservara y posiblemente ayudó a la adaptación mitocondrial para mejorar el uso de la grasa”.

Para aquellos que esperan seguir los pasos de los participantes, la Doyle advirtió que una dieta tan selecta necesita consideraciones especiales.

“Énfasis y atención se deben prestar al consumo de electrolitos para garantizar la seguridad alimentaria. El consumo de sodio y magnesio es especialmente importante para una persona que hace ejercicio. Puede ser más difícil obtener y absorber algunos electrolitos bajo una dieta cetogénica”.

Puntos clave

Decir que estamos en las primeras etapas de aprendizaje acerca de un tratamiento que podemos rastrear hasta 1921 puede parecer contradictorio, pero no obstante es cierto.

Aunque el impacto de la dieta cetogénica en la epilepsia es incuestionable, y prometedora por un creciente cuerpo de evidencia en el tratamiento de obesidad y diabetes tipo 2, gran parte de los argumentos para su aplicación en el cáncer y los trastornos neurológicos se basan en evidencia anecdótica preliminar.

Si se tiene cuidado de no exagerar el caso de la dieta cetogénica, los expertos concuerdan que los resultados prometedores son suficientes para garantizar una mayor inversión en estudios futuros bien diseñados. Una intervención relativamente segura que se puede administrar con un viaje al supermercado, puede no ser muy efectiva para detener esta explosión de interés en la dieta cetogénica para una amplia gama de trastornos.

Definida por sus restricciones, la dieta cetogénica tiene una larga lista de alimentos que deben limitarse o evitarse, que incluyen:

  • Granos y productos hechos de granos (arroz, trigo, centeno, avena, cebada, quinua, pasta, cereal, pizza).
  • Legumbres y frijoles.
  • Verduras y tubérculos con almidón (maíz, papa, guisantes, ñames).
  • Frutas altas en carbohidratos; frutos secos (plátanos, manzanas, naranjas).
  • Productos lácteos bajos en grasa.
  • Grasas y aceites refinados; aceite vegetal.
  • Azúcar.
  • Alcohol.

Cuando se trata de lo que se puede consumir, la dieta cetogénica ofrece una variedad de opciones, que incluyen carne de res, cerdo, aves, pescado, huevos, quesos, aguacates, aceite de oliva y aceite de coco. También se incluye una variedad de vegetales sin almidón, como ensaladas verdes, ejotes, col rizada y brócoli.

El Dr. Ludwig señala que, aunque estas dietas son altamente restrictivas, su alto consumo de grasa también puede hacer que sean “deliciosas y gratificantes”, especialmente dado que por lo general no requieren de restricciones calóricas como muchas otras dietas.

Lee el artículo completo en MedScape.com




Los edulcorantes artificiales afectan la salud metabólica, incluso a nivel celular.

Los edulcorantes artificiales afectan la salud metabólica, incluso a nivel celular. No es tan saludable como los consumidores piensan, dice un investigador

Por Kristen Monaco, Staff Writer, MedPage Today

March 20, 2018

CHICAGO – Un grupo de investigadores informó que el consumo de sucralosa (edulcorante artificial) puede predisponer a las personas a presentar síndrome metabólico. Según Nabanita Kundu, PhD y colegas de la Universidad George Washington. Dice que los que consumieron sucralosa, presentaron a nivel celular, un aumento de la captación de glucosa, inflamación y adipogénesis, que fueron más notables en personas obesas.

El análisis incluyó a 18 participantes de peso normal y obesos, la mayoría tenía prediabetes. Después de un registro alimentario de 7 días, se obtuvo una biopsia de la grasa subcutánea de los participantes para evaluar el perfil de expresión de un gen y otras medidas bioquímicas derivadas del tejido adiposo humano expuestas a niveles variables de sucralosa (equivalente a beber 4 latas de refresco dietético por día).  La sucralosa se relacionó de forma dependiente de la dosis con la regulación positiva de los genes relacionados con la adipogénesis. En las muestras de grasa de los participantes con obesidad, hubo un aumento de 2.5 veces en la regulación del transportador de glucosa GLUT4. Los genes del receptor de sabor también se alteraron, con un alza de 1,5 y 1,8 veces.

Los genes relacionados con la adipogénesis, expuestos a sucralosa, en personas obesas también experimentaron varios aumentos significativos en la regulación.  Otras medidas clínicas también se vieron afectadas en pacientes con obesidad que consumieron edulcorante artificial, marcados por un aumento en el valor de respuesta de insulina aguda en sujetos con obesidad y niveles más altos de triglicéridos, en todos los consumidores de edulcorantes.  En una entrevista con MedPage Today, Sen destacó que el mensaje de los hallazgos no es hacer que los consumidores vuelvan al azúcar. “Se ha demostrado que las bebidas azucaradas aumentan la predisposición a la resistencia a la insulina y promueven la diabetes … esa no va a ser la solución”, dijo.

“Lo único que no está en las bebidas con edulcorantes artificiales son las calorías.  No tiene calorías, pero el edulcorante está haciendo todo lo que hace la glucosa. Además no se debería consumir bebidas azucaradas porque obviamente están causando inflamación, formación de grasa, y así sucesivamente “.  “Pero ¿hay endulzantes artificiales, que causen algo de inflamación, algunas especies de oxígeno reactivas más allá de lo que hace la glucosa? Creo que hay un poco de ruido hacia eso, pero no puedo decirlo con seguridad”.  Dijo que actualmente está realizando un estudio prospectivo para evaluar otros tipos de edulcorantes artificiales además de la sucralosa, y señaló que la mayoría de las bebidas dietéticas contienen combinaciones de varios tipos de edulcorantes, como el aspartamo y la sacarina.  El grupo de atención médica recomendados de Sen alejan a sus pacientes de la obesidad, de las bebidas endulzadas con azúcar y con edulcorantes artificiales.

Traducido por:

cv1
Bernardita Vignola B.
Nutricionista

 

 

Captura de pantalla 2014-08-04 a la(s) 18.34.34
Doctor Carlos Grekin
Nutrición y Diabetes

 





Prevención prolongada de la diabetes mediante cambios de estilo de vida

En un metanálisis de 43 estudios internacionales de adultos con prediabetes, los cambios del estilo de vida, y determinados fármacos, evitaron la diabetes, aunque el efecto fue prolongado solo en los que realizaron la intervención con modificación del estilo de vida.[1]

La Dra. J. Sonya How, de la Emory University, en Atlanta, Estados Unidos, y sus colaboradores, afirman en un artículo publicado el 6 de noviembre en JAMA Internal Medicine, que “la dieta con actividad física o pérdida de peso, y los fármacos sensibilizadores a la insulina, previenen la progresión a diabetes en personas de riesgo, con necesidad de tratar a 25 personas para evitar un solo caso de diabetes”.

Las intervenciones estaban asociadas a un descenso de 36% a 69% del riesgo de progresión a diabetes durante el tratamiento. Este descenso del riesgo no se mantuvo al suspender el tratamiento farmacológico, pero persistió después de detener la intervención en el estilo de vida, aunque el efecto se desvaneció con el tiempo. De todas las intervenciones, “la pérdida de peso puede ser el factor clave asociado a disminución de la progresión a diabetes”, explican los investigadores. Observaron que cada kilogramo de peso perdido estaba asociado a un descenso adicional de 7% del riesgo de progresión a diabetes.

La Dra. Haw y sus colaboradores señalan que “en conjunto, nuestros hallazgos indican que las intervenciones de modificación del estilo de vida son medidas prometedoras de prevención de la diabetes a largo plazo. No obstante, para lograr efectos prolongados de la intervención pueden ser necesarias intervenciones de mantenimiento, incluso intermitentes.

 Búsqueda de medidas específicas para prevenir la diabetes

Se ha comprobado que la prevención primaria de la diabetes es rentable en diferentes poblaciones, y es esencial para reducir la carga creciente de diabetes, según la Dra. Haw y su equipo, “pero existen resultados contradictorios respecto al tipo, la frecuencia, y la intensidad de la modificación del estilo de vida, o sobre qué fármacos son los más duraderos para fundamentar la práctica clínica”.

Para investigar esta cuestión, identificaron 43 estudios comparativos aleatorizados de adultos (18 años de edad o más) con prediabetes: 19 estudios evaluaron 1 o varios fármacos, 19 analizaron modificaciones del estilo de vida, y 5, ambos.
Descartaron los estudios que incluyeron cirugía bariátrica, diabetes gestacional, diabetes de tipo 1, o prediabetes no confirmada.

Cuarenta de estos estudios tenían un seguimiento entre 6 meses y 6,3 años, y los 3 restantes tenían un seguimiento mucho más largo: El US Diabetes Prevention Program (DPP) a 10 años, el Finnish Diabetes Prevention Study(DPS) a 13 años, y el Da Qing Diabetes Prevention Study (Da Qing) a 20 años desde la aleatorización.

Los 43 estudios comprendían 49.029 participantes en total de Asia, Europa y Norteamérica. Los participantes tenían una media de edad de 57 años, y un índice de masa corporal de 30,8 kg/m2, y casi la mitad (48%) era del género masculino.

En los 19 estudios con modificación del estilo de vida, durante una intervención media de 2,6 años, los pacientes asignados al azar a cambios alimentarios, ejercicio, o ambos, tenían un riesgo 39% más bajo de ser diagnosticados con diabetes, en comparación con los controles (riesgo relativo [RR]: 0,61; IC 95%: 0,54 – 0,68).

Las medidas combinadas alimentarias y de actividad física fueron las más apropiadas, con un descenso del riesgo, de 41%.

En los 21 estudios con medicación, durante una intervención media de 3,1 años, los pacientes asignados al azar a medicación tenían un riesgo 36% más bajo de ser diagnosticados con diabetes, que los pacientes asignados al azar como controles (RR: 0,64; IC 95%: 0,54 – 0,76).

El descenso del riesgo fue máximo con fármacos para adelgazar (orlistat, combinación fentermina-topiramato; 63%), seguidos por los sensibilizadores a la insulina (metformina, rosiglitazona y pioglitazona; 53%).

Entre los fármacos antagonistas del sistema renina-angiotensina, solo el valsartán consiguió un descenso del riesgo significativo, de 10%. Los inhibidores de la α-glucosidasa (acarbosa, voglibosa) lograron un descenso del riesgo de 38%, que fue significativo en 2 de 5 estudios. Un hipolipemiante (bezafibrato), y un análogo de insulina (glargina), consiguieron descensos del riesgo de 32%, y 21%, respectivamente.

La terapia de reemplazo hormonal con estrógeno o progestágeno, y los secretagogos de insulina (glipizida, nateglinida) no estaban asociados a un descenso significativo del riesgo relativo de recibir un diagnóstico de diabetes.

Sostenibilidad y orientación futura de la investigación

Para explorar si los efectos de prevención de la diabetes se mantenían al suspender el tratamiento, los investigadores calcularon el riesgo de recibir un diagnóstico de diabetes al final del periodo de lavado farmacológico, o de seguimiento, en los estudios que analizaban este parámetro (cinco con evaluación de fármacos, tres con evaluación de modificaciones del estilo de vida, y uno con evaluación de ambos).

Después de un seguimiento medio de 7,2 años, los pacientes que habían realizado modificaciones del estilo de vida tenían un riesgo 28% más bajo de ser diagnosticados con diabetes, frente a los controles (RR: 0,72; IC 95%: 0,60 – 0,86).

Después de un seguimiento medio de 17 semanas, los pacientes que habían recibido medicación no tenían un descenso del riesgo de ser diagnosticados de diabetes mayor que los controles (RR: 0,95; IC 95%: 0,79 – 1,14).

 Los autores del estudio concluyeron que como los efectos de las intervenciones disminuyen con el paso del tiempo, la investigación futura debe orientarse a identificar medidas de mantenimiento efectivas y rentables, para prevenir o retrasar la progresión de la diabetes.
La Dra. Haw y sus colaboradores afirman que “además, son necesarios más estudios para identificar las diferencias de los efectos de una intervención en las personas con intolerancia a la glucosa aislada, alteración de la glucosa en ayunas aislada, o ambas, con el fin de elaborar planes de prevención individualizados más apropiados”.
Concluyeron que “para disminuir la carga global de diabetes es fundamental la diseminación, y la aplicación práctica de la modificación del estilo de vida con medidas para la sostenibilidad a largo plazo, y a gran escala”.
El estudio está financiado por una beca del Disease Control Priorities Network para el Institute for Health Metrics and Evaluation de la Bill & Melinda Gates Foundation y por becas del Georgia Center for Diabetes Translation Research. La Dra. Haw ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Las declaraciones de conflicto de intereses de los coautores se encuentran en el artículo.
Fuente: MedScape.com